¿Qué habitos debes tener antes y después de la dieta?

Como bien sabréis, la dieta hiperproteica de Lignaform es una dieta que, como todo lo que da resultados, precisa de su esfuerzo. La primera fase es la más difícil, la más sacrificada ya que tu vida cambia por completo: pasas de comer lo que quieres a comer lo que debes. Por eso es importante no pasar de un extremo al otro, ni empezar habiendo tenido muy malos hábitos ni volcarse en una dieta que es irreal, como dejar de comer o comer muy poco y mal.

Es importante que sigas bien tu dieta, que no te saltes lo que te diga el/la médico. Cualquier desliz puede suponer un retraso en días o hasta meses de conseguir tu objetivo en la dieta. Por lo tanto, lo más vital es seguir los pasos que te guía tu médico, no intentes hacerte la dieta a tu medida porque puedes fracasar.

dieta, hábitos saludables, comidas, salud, therascience, lignaform, physiomance, desayuno, comida

En cuanto acabas tu fase 3, la fase más flexible y en la que ya puedes añadir tus alimentos más habituales, ya puedes empezar a hacer tu vida normal. No debes olvidar que tras haber hecho tu dieta proteica tus hábitos deben cambiar un poco y debes mantener el equilibrio en tus comidas. Debes saber que un día en la última fase corresponde a un modelo de equilibrio alimenticio que permite optimizar los aportesen nutrientes esenciales. Tu médico realizará las modificaciones que considere oportunas para adaptar la dieta a tus necesidades y a tu estilo de vida concreto.

Así, después de tu dieta podrías mantener un menú parecido a este:

El desayuno, lo más importante, debe ser completo y nunca debe saltarse:

1/2 porción de proteínas animales (1 huevo o 2 lonchas de jamón serrano, pavo o una lata pequeña de atún)

2 rebanadas de pan integral o 3 biscotes integrales

1 fruta

1 bebida caliente sin azúcar (té, café, infusión…)

La comida, debes comer de forma pausada y dedicar un tiempo de calma para ello, evitando el “fast food”:

1 porción de proteína animal a elegir (carne/pescado/ave/huevo…)

1 plato de verduras crudas o cocinadas

1 rebanada de pan integral

1 fruta

Merienda, evita los azúcares como barritas de chocolate o bollería.

Puedes elegir una fruta o barrita LIGNAFORM. Es mejor que realices cuatro o cinco comidas saludables al día. Intenta comer cada cuatro horas

La cena debe ser ligera:

1 crema de verduras o 1 plato de ensalada/crudités o de verduras cocidas.

6 cucharadas soperas de fécula cocida (lentejas/garbanzos/patata…) o 1/2 porción de proteínas animales o 1 porción de pescado azul.

1 rebanada de pan integral

1 lácteo: yogur natural o queso de cabra u oveja